Valorización de residuos

Uno de los principales objetivos del proceso industrial de RECICAB es la valorización de residuos para dar cumplimiento a las exigencias recogidas en la Ley 22/2011, de 28 de Julio, de residuos y suelos contaminados.

Las operaciones de valorización contribuyen a la correcta gestión de los residuos al mismo tiempo que ayudan a las industrias a cumplir la jerarquía de residuos, que se establece como prioridad la valorización frente a la eliminación. El residuo del siglo XXI es una fuente de energía o una materia prima secundaria para otros procesos. Es decir, ha pasado de ser un material inservible e inútil a convertirse en el primer eslabón de una cadena de reciclaje, que será la piedra angular de la economía circular que estará implantada en Europa en 2030, según marcan los objetivos de la Comisión Europea.

Por eso, es fundamental la correcta segregación de cualquier residuo (papel y cartón, plástico, vidrio, madera, metales…) y que esta se realice en el origen. De esta manera se facilitará su tratamiento de valorización posterior y la obtención de materiales secundarios contenidos en él, y de esta manera contribuir a la reducción de los costes derivados de su correcta gestión